POLO positivo, primera aceleradora de proyectos industriales, lanza nuevas convocatorias para ideas de emprendedores y fortalecimiento de pymes de Burgos

  • Grupo Antolin, Aciturri, Gonvarri, Pascual y Fundación Caja de Burgos aportan financiación, infraestructura y mentoring para dos convocatorias que en su primera edición evaluaron un total de 66 proyectos.
  • ‘IMAN de ideas’ favorece el nacimiento de proyectos empresariales de ámbito industrial, tecnológico o de servicios de apoyo a la industria.
  • ‘IMPULSO pymes’ fortalece el tejido empresarial de Burgos mediante el apoyo a empresas con más de tres años de antigüedad, menos de 10 millones de euros de negocio y potencial de crecimiento internacional.

[26/05/2021]

(de izqda.. a drcha.). Néstor Lacarra, director General de Estrategia de Gonvarri, Nacho Fernández Baragaño, director de Comunicación de Aciturri Aeronáutica, Rafael Barbero, director General de Fundación Caja de Burgos, Javier Villacampa, director Corporativo de Innovación de Grupo Antolin y Gabriel Torres Pascual, director de Innovación de Pascual.

 

Burgos, 25 de mayo de 2021– Grupo Antolin, Aciturri, Gonvarri, Pascual y Fundación Caja de Burgos, socios promotores de POLO positivo, renuevan su compromiso con esta iniciativa privada sin ánimo de lucro para acelerar proyectos de emprendedores y pymes en el sector industrial. En ese sentido, la aceleradora asentada en Burgos lanza dos nuevas convocatorias abiertas hasta el 31 de diciembre de 2021 de cada uno de sus programas orientados a tipologías diferentes de proyectos:

 

  • IMÁN de ideas: favorece el nacimiento de proyectos empresariales de ámbito industrial, tecnológico o de servicios de apoyo a la industria, con una oportunidad de mercado identificada. Estos proyectos deben desarrollarse, ponerse en funcionamiento y generar empleo en la provincia de Burgos.

 

  • IMPULSO pymes: el objetivo es fortalecer el tejido empresarial de la provincia de Burgos mediante el apoyo a pequeñas empresas ya constituidas con más de tres años de antigüedad, con potencial de crecimiento y mejora de capacidad competitiva que hayan identificado una línea o proyecto de crecimiento que permita a la empresa ser más rentable, crecer, generar empleo o internacionalizarse.

 

‘IMAN de ideas’, incubación y aceleración con valores

 

Este programa pone a disposición de los emprendedores espacios de trabajo, alojamiento temporal para los emprendedores no residentes en Burgos, mentorización especializada, herramientas para el desarrollo del plan de empresa y acceso a fuentes de financiación.

 

Y, sobre ello, las empresas promotoras quieren transmitir un conjunto de valores para potenciar la sostenibilidad, eficiencia, perseverancia, austeridad, honestidad y audacia, y mediante la movilización de recursos, promover el desarrollo de proyectos escalables que se conviertan en fuente de empleo directo en el entorno de Burgos.

Los proyectos deben ofrecer una respuesta innovadora a una necesidad o expectativa del mercado identificada, pudiendo centrarse en el producto o servicio, el proceso, la organización, la comercialización…

 

Las propuestas de negocio planteadas deben incorporar el criterio de sostenibilidad. Se priorizarán aquellos proyectos de innovación que impacten positivamente en uno o más de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible e impulsen la difusión de la Agenda 2030.

 

El programa de incubación seguirá este esquema de trabajo: valoración y/o reorientación de la idea de negocio; asesoramiento en el desarrollo del plan de empresa; refuerzo de la viabilidad del proyecto aportando recursos para prototipos, pre-series, estudios…; asistencia en la creación de la empresa y su puesta en funcionamiento; comunicación para visibilizar el negocio; relaciones con otras organizaciones; y formación sin coste en talleres prácticos.

 

Una vez superado el esquema anterior, las empresas accederán al programa de aceleración con tutorías por expertos y/o directivos de las empresas promotoras; espacios de trabajo; alojamiento temporal para los no residentes; formación en habilidades de gestión y diferentes líneas de financiación para la puesta en marcha del proyecto: préstamos participativos hasta 30.000 euros por participante, participación en Investor Day, participación en el capital por las empresas promotoras y apoyo en la negociación y formalización de financiación de terceros (financieros, Enisa, Iberaval, Sodebur…).

 

Hasta el momento han finalizado dos proyectos en este programa, dos están en curso y cuatro en pre-evaluación. A ellos se suman 27 proyectos desestimados y 10 que han renunciado. En total, se han presentado 45 proyectos.

 

El potencial de crecimiento de ‘IMPULSO pymes’

 

Los destinatarios en este programa son muy diferentes: empresas para su desarrollo en Burgos, con más de tres años de antigüedad del sector industrial, tecnológico o de apoyo a la industria, habiendo alcanzando en algún momento el punto de equilibrio financiero. Su tamaño va desde los 30 a los 80 trabajadores, con una cifra de negocio o de balance menor de 10 millones de euros y que han identificado una línea-proyecto de crecimiento para aumentar la rentabilidad, crecer, generar empleo e internacionalizarse.

 

Desde POLO positivo se les facilita la definición del plan de crecimiento, la financiación de los planes de acción derivados, préstamos participativos de Fundación Caja de Burgos (hasta 100.000 euros) y la búsqueda de otras alternativas complementarias (Investor Day, canales tradicionales y la posibilidad de participación de las empresas promotoras) y la capacitación de los puestos clave con un programa de formación de directivos.

 

Los criterios de participación en el programa vienen marcados por ser empresas innovadoras, con capacidad de internacionalización (% de ventas en el exterior en los últimos tres años) y crecimiento.

Centro de Dinamismo Empresarial

 

Los emprendedores y pymes que participen en los programas de aceleración de POLO positivo ya disponen de las nuevas instalaciones de la Fundación Caja de Burgos habilitadas en su Centro de Dinamismo Empresarial. Este espacio dispone de una zona de coworking con espacios de trabajo en común para los participantes en la fase ‘IMÁN de ideas’. Unido a ello, los emprendedores en fase de aceleración disponen de módulos individuales en los que ubicar temporalmente su proyecto empresarial. Estos espacios de trabajo se pueden usar tanto de manera habitual como eventual, al igual que las salas de reuniones para trabajar mano a mano con los mentores de los programas.

 

Se crea así un ecosistema de empresa, innovación y conocimiento de alto interés y que “pretende relacionar emprendedores y generar colaboraciones y sinergias en un momento en el que la cooperación supone un vector de desarrollo de gran relieve”, como indica Rafael Barbero, Director General de Fundación Caja de Burgos.

 

Proyecto con mira de alturas

 

Con POLO positivo, las entidades promotoras pretenden apoyar una nueva generación de emprendedores que permitan el desarrollo de proyectos industriales o de servicio a la industria innovadores y sostenibles a la vez que generan riqueza y empleo.

 

Estas organizaciones, con raíces en la provincia de Burgos y que facturan más de 9.000 millones de euros al año y emplean a más de 37.000 personas, aspiran además a devolver a la sociedad burgalesa la oportunidad que en su día tuvieron para llegar a ser grandes referentes industriales.

 

Con este programa, los promotores ponen a disposición de los emprendedores y/o empresarios expertos de primer nivel para las labores de mentorización, espacios de trabajo, financiación, contactos, acceso a inversores que permitan escalar los diferentes proyectos, conocimiento, formación y definición estratégica.






   Volver     bullet    Material Gráfico  

Aviso Legal | Acceso Gobierno Corporativo.  © Copyright 2019 Fundación Caja de Burgos. Todos los derechos reservados.



AGENDA de actividades

?

?

?